Las Bodas nos hacen Suspirar


Marcela, una amiga feminista anónima, se nos casa. Está tan entretenida en los preparativos de la ceremonia religiosa y el reventón en salón de baile y toda la cosa, que no se ha detenido a pensar en lo incongruente de su actitud.

Pero como amigas que somos, nosotras nos sentamos -con café en mano- a pensar por ella para tratar de darle una explicación lógica a todo esto. Verán, Marcela ha sido por mucho tiempo una feminista de hueso colorado, y de hecho muchas de las excelentes calificaciones que obtuvo durante la universidad se debieron a su mirada analítica feminista con que un tema, aparentemente insignifcante, lo volvía un ejemplo de la cultura machista (bueno, ella lo decía más bonito).

Alguna vez, si no es que varias (aunque diga que no se acuerda) nos dijo que jamás se casaría por la iglesia ni gastaría dinero en bodas tontas. He ahí el motivo de este post, y el motivo de nuestro desconcierto. ¿Qué le pasó a Marcela? ¿Cuándo volvió a creer en el matrimonio? ¿Qué le hicieron? ¿Quién? ¿Qué sucedió?

Antes queremos aclarar que no es que no seamos partidarias del matrimonio, sino que nos sorprende que después de ser como era, ahora Marcela sea, simplemente, otra. Bueno, después de intercambiar pareceres de cómo pudo cambiar tanto, hemos llegado a la conclusión de que nuestra querida amiga Marcela, sencillamente... ¡¡ESTÁ ENAMORADA!! ¡Viva! Misterio solucionado. Caso cerrado.

Desde aquí queremos desearle a Marcela toda la suerte que se necesite para que su matrimonio triunfe en esta sociedad anti-amor, y queremos decirle que sí, somos feministas, pero al igual que ella todavía creemos en el romanticismo, el amor, la ilusión y el deseo de compartir con alguien nuestro futuro.

8 comentarios:

Reivajss 01 julio, 2006 22:46  

suerte a tu amiga... los mejores deseos

Maribel 02 julio, 2006 12:16  

Hola amigas...
Gracias por enlazarme ..!!
Yo tambien os voy a enlazar ahora mismo porque me parece una pagina super interesante para la mujer .

Estais haciendo un trabajo estupendo.
Que lindo blog..me tiraria horas leyendo cositas.
Gracias por vuestros buenos deseos.

Un beso inmenso
Maribel

Erick Strada 03 julio, 2006 12:42  

Tampoco soy partidario del matrimonio, pero son todos libres de vivir, morir y casarse con quien su bendito dedo señale.
Gracias por la visita a mi blog. Ha sido sinceramente muy agradable y espero su visita, ya que comparto mucho de su pensamiento.

Nunca pierdan el ánimo.

Feministas Anónimas 13 julio, 2006 04:54  

Gracias a tod@s por sus comentarios. Kisses!

Jorge Gajardo Rojas 03 agosto, 2006 15:34  

No entiendo el feminismo.Si al final igual como tu amiga Marcela se casa con un hombre.Descartando no a la violencia contra las mujeres,la libertad para hacer lo que quieran con su cuerpo y su vida.No capto el feminismo.Pero es un hecho que son diferentes a nostros,mejores en algunas cosas y malitas en otras.
Un saludo chileno

Jorge Gajardo Rojas 03 agosto, 2006 15:34  

No entiendo el feminismo.Si al final igual como tu amiga Marcela se casa con un hombre.Descartando no a la violencia contra las mujeres,la libertad para hacer lo que quieran con su cuerpo y su vida.No capto el feminismo.Pero es un hecho que son diferentes a nostros,mejores en algunas cosas y malitas en otras.
Un saludo chileno

Danza Invisible 06 agosto, 2006 21:04  

El punto débil del feminismo militante, su gran error, ha sido siempre considerar al hombre como "EL ENEMIGO".

Ese punto de vista equivocado explica el cambio de tu amiga Marcela, y hace que los postulados feministas-rabiosos hagan agua apenas una mujer encuentra que es perfectamente posible enamorarse de un hombre y vivir feliz con él: apenas descubre que efectivamente ambos géneros pueden ser felizmente y ricamente complementarios.

Y es que los hombres en sí nunca fueron el enemigo. Todas tenemos padres, hermanos e hijos a los que amamos, y no se nos ocurriría nunca hacer anatema de ellos. El enemigo que envenena las relaciones entre los sexos es el mismo enemigo que amenaza la paz de toda sociedad humana; la lucha por el poder, por el dominio. Y esa lucha no tiene sexo determinado. Piensen un poco y hallarán miles de ejemplos.

Anónimo 17 octubre, 2006 16:30  

Hola, soy Carol y tengo 21 años. A ver, yo sí creo necesario un porno para chicas ya que la idea de que a mujer siempre es la sumisa tiene que pasar a la historia. El hecho de que todas las películas porno vayan destinadas a hombres y se muestre a una mujer sucia hace que a muchas mujeres no les guste el porno. El hombre puede ser igual de sumiso que la mujer y eso solo se muestra para exhibir más el "cuerpazo" de ella. Encima ellos se quejan cuando una mujer no es liberal y abierta en el sexo. Los hombres demuestran ser muy liberales en cuanto a la chica se refiere pero a ellos ni tocarles según que partes. Así que, ¿los reprimidos no son ellos?
Creo que películas porno donde la mujer es siempre sucia y el hombre mayor y descuidado no es precisamente la clase de porno que deseamos ver. Porque para ver cuerpazos de chicas nos sobran medios de comunicación. Eso solo hace que estemos todo el día acomplejadas, en cambio ellos tan anchos. A nosotras también nos gustan los cuerpazos masculinos y no siempre la carita de “niño bueno” que ponen, ni los viejos asquerosos de las películas.
Hoy en día sigue habiendo mentes muy cerradas y el sexo sigue siendo tabú para mucha gente. A ver si llega la igualdad en todos los sentidos y así disfrutaremos abiertamente de algo tan natural como es el sexo y de muchas cosas más que también beneficiaría a los hombres.
Un saludo.